El 54% de los españoles padece obesidad y sobrepeso, según la última Encuesta Nacional de Salud. Un problema de salud que deriva en algunas ocasiones hacia alguna patología que deteriora la calidad de vida de las personas que los sufren. Para combatir esta dolencia, Policlínica Barcelona ha elaborado un decálogo con algunos de los aspectos más destacados del balón intragástrico, una de las posibles soluciones a la hora de abordar esta problemática.

  1. El sabor no varía: el paciente podrá seguir apreciando los diferentes sabores de los alimentos que quiera ingerir. No es cierto que el sentido del gusto se vea afectado tras la intervención.
  2. El seguimiento médico es imprescindible: la implantación del balón es una ayuda para bajar el peso de manera ágil, pero precisa de un seguimiento dietético y psicológico durante todo el proceso, el cual debe estar siempre incluido en el precio.
  3. El nutricionista determinará el peso ideal: el especialista es la única persona autorizada para indicar la cifra exacta de peso a la que debe llegar el paciente. Se deben tener en cuenta no sólo el peso y la altura, sino también la edad, la historia clínica y los antecedentes familiares.
  4. Para bajar entre 15 y 30 kg. Es un método indicado para personas que precisen bajar esa horquilla de peso. En pesos más bajos debe utilizarse una dieta hipocalórica y en pesos superiores recurrir a cirugías más drásticas como la Bariátrica.
  5. Implica un cambio de hábitos: para que tenga éxito, el paciente debe dar un giro de 180 grados a sus hábitos alimenticios. La incorporación del balón sirve para reducir peso, pero el objetivo es también mantenerlo y evitar el efecto rebote y eso no ocurrirá si no se siguen unas pautas marcadas por los profesionales médicos.
  6. Apoyo psicológico: Renovarse por dentro y por fuera. La reeducación alimenticia debe ir acompañada del apoyo psicológico profesional necesario para evitar recaídas, ansiedad, estrés… y promover la motivación personal. Compartir el día a día con la nueva dieta y la experiencia por el nuevo aspecto es motivador. El paciente se verá no sólo bien por fuera, sino también por dentro.
  7. El proceso dura unos 6 meses: el tiempo medio de un proceso de reducción de peso a través de esta técnica suele durar medio año. En casos en los que la obesidad es más severa, se puede ampliar este plazo hasta que el especialista lo considere necesario.
  8. Se realiza por vía endoscópica: el procedimiento se realiza sin cortes y bajo sedación sin anestesia, lo que garantiza una mayor comodidad para el paciente que se somete a la intervención.
  9. El balón no se rompe: es improbable que el balón se rompa en el interior del organismo, y únicamente se produce en aquellos casos en los que no se siguen las indicaciones del personal médico. Aún y así, si ocurriera, no existe riesgo para la salud, sólo la molestia de tener que retirarlo y cambiarlo.
  10. Contiene suero fisiológico: el balón gástrico lleva incorporado un suero fisiológico de color azul. Se trata de un material inocuo y que no provoca ningún tipo de molestia para el día a día del paciente.

¿Deseas más información?

Contacte con nosotros y le ofreceremos cualquier información adicional que precise. Puede hacerlo mediante el siguiente formulario o llamándonos al 93.416.16.16

* Nombre y Apellidos

* Teléfono

* Email

Deseo recibir información por correo

Indíquenos la información que desea recibir por correo electrónico.

Me pueden llamar:

 Todo el día Mañana Tarde


Leave a Reply

*