La sensación de libertad e independencia por el hecho de no llevar gafas o lentes de contacto, es uno de los motivos más frecuentes por los que los españoles se deciden por la cirugía refractiva para operarse la vista. Hemos preguntado a nuestros pacientes cuáles son las razones más habituales para decidirse a pasar por el quirófano para mejorar su calidad de vida.

Aspectos visuales como el hecho de recuperar la amplitud del campo de visión, volver a apreciar el tamaño real de los objetos, o tener una mejor visión nocturna también se sitúan en el podio de las motivaciones que empujan a los pacientes a pasar por el quirófano.

Evitar la sensación de sequedad e irritación ocular derivados de utilizar lentes de contacto es otro de los motivos más frecuentes, junto a otros aspectos de carácter estético como el hecho de tener unos ojos más naturales, o de poder mostrar un aspecto fácil sin la montura de las gafas.

Una técnica rápida y sencilla

Eliminar los diversos defectos refractivos oculares como la miopía, la hipermetropía o el astigmatismo son el objetivo de la cirugía refractiva. En estos casos, la tecnología láser ha resultado ser una de las más efectivas para el tratamiento de estas patologías, consiguiendo excelentes resultados y sin ocasionar prácticamente molestas. “Seguimos apostando por aquellos tratamientos más eficaces y con postoperatorios más livianos. El láser ha demostrado ser una de las técnicas con mejores resultados. Queremos que nuestros pacientes puedan beneficiarse de ello y mejorar su calidad de vida”, afirman desde la dirección de Policlínica Barcelona.

Láser Excimer

El láser Excimer es la técnica más utilizada para este tipo de intervenciones quirúrgicas. Con él, se modifica la curvatura de la córnea y se eliminan las cantidades de tejido corneal necesarias para conseguir el correcto enfoque de la imagen en la retina. Se trata de un mecanismo rápido y sencillo que conlleva una rápida recuperación postoperatoria.

Aumento de las intervenciones

En 2014 se estima que se realizaron unas 3,4 millones de intervenciones a nivel mundial, una cifra que ha ido aumentando con el paso de los años y que se espera que supere la cifra de los 4,3 millones en 2019.


Leave a Reply

*