GINECOLOGÍA

  • GINECOLOGÍA
    GINECOLOGÍA

Es la especialidad médica y quirúrgica que trata las enfermedades del sistema reproductor femenino (útero, vagina y ovarios).

Como ocurre en el resto del ejercicio de la medicina, las herramientas principales para el diagnóstico ginecológico son la historia clínica y el examen físico. Sin embargo, el examen ginecológico siempre ha sido mucho más íntimo que el examen físico de rutina. Requiere también, de instrumentos específicos de la profesión, como el espéculo, que permite retraer los tejidos vaginales para explorar el cuello uterino.
En Policlínica Barcelona contamos con un grupo de ginecólogos especialistas en el diagnóstico y tratamiento de síntomas asociados a enfermedades tales como:

  1. Cáncer y enfermedades pre-cancerosas de los órganos reproductivos 
  2. Incontinencia urinaria 
  3. Amenorrea (períodos menstruales ausentes) 
  4. Dismenorrea (períodos menstruales dolorosos) 
  5. Infertilidad 
  6. Menorragia (períodos menstruales anormalmente voluminosos): una indicación frecuente de una histerectomía 
  7. Prolapso de órganos pélvicos 
  8. Escabiosis 

Policlínica Barcelona realiza los servicios de visitas y como pruebas diagnósticas se realizan citologías, ecografías abdominales, ecografías mamarias, ecografías transvaginales, mamografías, resonancias pélvicas y pruebas de urodinamia.

Citología vaginal
La citología vaginal es una de las ayudas diagnósticas más importantes. Es muy útil, indolora, relativamente rápida, económica y sencilla.
Bien ejecutada puede detectar cáncer del cuello del útero y de la vagina, y da una idea de la actividad hormonal de la mujer, así como aporta datos  sobre infecciones vaginales. 

Toda mujer en edad reproductiva y/o con antecedente de actividad sexual debería practicarse la citología vaginal al menos una vez al año. Los síntomas ginecológicos más importantes para sospechar enfermedades a nivel del cuello uterino y vagina son:

  1. Flujo vaginal anormal
  2. Hemorragias genitales anormales 
  3. Menstruación olorosa 

Siempre que existe al menos alguno de esos síntomas hay patología cervical o vaginal. Como la sangre actúa como medio de cultivo se facilita la aparición de infecciones cuando hay hemorragia vaginal, incluso menstrual.

Sin embargo la ausencia de síntomas no garantiza el que no exista enfermedad en el cuello uterino o en la vagina. De ahí la necesidad de practicar la citología vaginal y una buena ecografía periódicamente pues cada examen detecta condiciones no detectadas por el otro, especialmente la cervicitis y los quistes de Naboth.

Es muy recomendable realizarse una citología como mínimo al año.

Ecografía abdominal
La Ecografía es una prueba de diagnóstico por imagen, es decir, vemos a través de una pantalla de televisión imágenes de nuestros órganos internos gracias a la emisión de ultrasonidos que son convertidos en imágenes por un ordenador (procesador).

La Ecografía es una técnica que usa ultrasonidos para definir estructuras de órganos en el interior del cuerpo humano. Los ultrasonidos son ondas acústicas de alta frecuencia inaudibles para el oído humano. El ecógrafo es el aparato que emite los ultrasonidos y los convierte en una serie de puntos que conforman una imagen que es interpretada por el médico.

Tal y como se ha comentado, la ecografía es una prueba inocua e incruenta por lo que el paciente a quién se le mande una prueba de este tipo, ya sea abdominal, ginecológica o muscular, por ejemplo, debe estar tranquilo y relajado.

Normalmente se pide, dependiendo del órgano a estudiar, que realice unos días antes una dieta especial con una ingesta adecuada de líquidos y seguramente que no orine en los minutos (aprox. 2-3 horas antes) previos a la exploración. 

Tal vez sea necesario tomar algún laxante unos días antes. En la realización de la prueba se le pedirá al paciente que se acueste en una camilla y se le descubrirá el abdomen, se le pondrá un gel especial como lubricante y el médico le aplicará sobre la piel una sonda (transductor) igual a la que se pone en las embarazadas, y con ella irá recorriendo el abdomen  hasta visualizar en la pantalla los órganos que le interesa estudiar.

Una vez terminada la exploración se le limpiará con unas gasas el abdomen y ya se puede dar por finalizada la prueba en espera de los resultados.

Ecografía mamaria
Las enfermedades del seno son muy frecuentes y el cáncer de mama es uno de los tipos de cáncer más común entre las mujeres. Por eso, el auto examen de seno es esencial para un diagnóstico oportuno que permita efectuar los tratamientos a tiempo.

Los principales síntomas de las enfermedades del seno (glándula mamaria) son:
Dolor en uno o ambos senos 
Masa o tumoraciones en el seno 
Retracción del pezón 
Expulsión de sangre por el pezón 
Expulsión de líquido por el pezón cuando no se está en el período de lactancia o durante el embarazo 
Importante diferencia de tamaño entre ambos senos 
Enrojecimiento o cambios en la piel del seno 
Inflamación debajo de la axila 
Rápido aumento de tamaño de uno o ambos senos 
Aumento de temperatura de uno o ambos senos 

Es muy importante que toda mujer que presente síntomas mamarios se practique una Ecografía, que detecta cinco veces más enfermedades que la mamografía, es indolora y puede repetirse sin riesgo alguno. 

Frecuentemente las enfermedades mamarias se asocian a problemas de los ovarios, por lo que es indispensable también la adecuada valoración de éstos siempre que aparecen problemas en los senos. Se ha encontrado además una relación genética entre el cáncer ovárico y el de mama.

Ecografía transvaginal
Procedimiento usado para examinar la vagina, el útero, las trompas de Falopio, los ovarios y la vejiga. Se inserta un instrumento en la vagina que hace que ondas de sonido reboten en los órganos del interior de la pelvis. Estas ondas de sonido crean ecos que se envían a una computadora que crea una imagen que se llama ecografía. También se llama ecografía transvaginal.

La ecografía transvaginal puede ayudar a diagnosticar la causa de ciertos tipos de infertilidad, dolor pélvico, sangrado anormal y problemas menstruales. Este procedimiento puede mostrar el revestimiento del útero (endometrio) y puede revelar: quistes ováricos, tumores ováricos, infección pélvica, fibroides uterinos.

La ecografía transvaginal también se utiliza durante el embarazo para vigilar el crecimiento del feto, escuchar sus latidos cardíacos y verificar si hay embarazo ectópico y otros problemas potenciales.