Gastrectomía vertical (tubo gástrico)

  • Tubo Gástrico
    Tubo Gástrico

¿Qué es la Gatrectomía Vertical?

La Gastrectomía vertical es una cirugía que se utiliza en pacientes obesos mórbidos y que tiene como objetivo reducir el volumen del estómago en un 80-85%. Al reducir el volumen del estómago, se consigue una saciedad precoz, reducir el apetito, modificar los hábitos alimenticios y así realizar una pérdida ponderal progresiva y mantenida en el tiempo. Al contrario que en otros procedimientos, no se modifica ni el tránsito ni la funcionalidad del intestino.

¿A quién se propone la Gastectomía Vertical?

Esta técnica se propone a pacientes con obesidad mórbida que cumplan los siguientes criterios:

• Índice de masa corporal entre 35 y 43kg/m2
• Personas jóvenes
• Obesos con o sin complicaciones relacionadas con el sobrepeso
• Pacientes que no tengan hernia de hiato o reflujo

Estos parámetros son una guía para la selección de la técnica, pero la decisión final vendrá derivada de las entrevistas y exploraciones de los profesionales sanitarios con el propio paciente.

¿Cómo se realiza?

La cirugía se realiza en quirófano, bajo anestesia general. Toda la cirugía se realiza por laparoscopia, con 5 pequeñas incisiones. La cirugía dura alrededor de unos 60-70 minutos. No suele ser necesario ir a la UCI después. Al día siguiente de la cirugía se inicia la ingesta de líquidos. La estancia hospitalaria es de unos 2-3 días.

¿Cuáles son los beneficios?

1. Pérdida ponderal de aproximadamente el 60% del exceso de peso
2. Mejoría de las enfermedades asociadas a la obesidad o 50% de remisión completa de la diabetes tipo 2, 60% de mejoría de la hipertensión arterial, >80% de mejoría de los trastornos relacionados con los lípidos, >80% mejoría de la apnea del sueño
3. Mejoría de la calidad de vida en más del 90% de los casos

¿Cuáles son las complicaciones? ¿Y los efectos secundarios?

La tasa de complicaciones es de aproximadamente un 5%. Las más frecuentes son: hemorragia, fuga de la línea de sección gástrica, infección y dificultad al inicio de la ingesta. En menos de un 3% de los casos es necesario reintervenir por alguna de estas u otras complicaciones. El riesgo de mortalidad es del 0,27%.

Dado que la cirugía sólo toda el estómago, existen pocos riesgos de malnutrición o de déficits de vitaminas. Sí que puede aparecer anemia y déficit de hierro. En ocasiones se han observado complicaciones de vómitos y reflujo años después de la cirugía, que pueden llegar a requerir una nueva intervención.

Existe un riesgo de escasa pérdida ponderal o de reganancia de peso que puede llegar a ser del 20%.

Y después de la cirugía, ¿qué?

Tras el alta del hospital es necesario seguir una dieta estricta durante 3 a 6 meses tras la cirugía, combinada con actividad física regulada. El tiempo necesario de baja es de alrededor de 2-3 semanas, en función del tipo de actividad laboral que se desempeñe.

Durante la primera semana puede haber molestias en relación a las heridas y alguna dificultad a la ingesta oral. Tanto la persona como el nuevo estómago deben aprender a comer otra vez y a coordinarse mutuamente.

La pérdida de peso es progresiva durante el primer año, siendo más importante durante los primeros 6 meses.

Las mujeres con deseos de quedarse embarazadas se recomienda que esperen al menos un año. El embarazo y el desarrollo de la criatura no se ven modificados por la cirugía, aunque sí se recomienda una vigilancia más estrecha por el obstetra durante las primeras semanas de la gestación.

¿Desea más información?

Primera visita gratuita

La primera visita informativa con el Cirujano responsable es gratuita y sin ningún compromiso. Si está pensando en llevar a cabo esta técnica, puede rellenar el siguiente cuestionario y le ofreceremos cita para el día y hora que más le convenga.

* Nombre y Apellidos

* Teléfono

* Email

Deseo recibir información por correo

Indíquenos la información que desea recibir por correo electrónico.

Me pueden llamar:

 Todo el día Mañana Tarde