Después de la Cirugía Mamaria

Es normal:

  • Dolor en el esternón y en las costillas, por debajo del surco del seno, debido al tratamiento realizado en esas zonas sobre la inserción de los músculos.
  • Igualmente puede sentir ciertas molestias leves en los pechos. Todo esto deberá aliviarse con el tratamiento médico que le será pautado. Si no fuese así, o en caso de aumentar su intensidad, es recomendable que contacte con su cirujano.
  • Leve ascenso de la temperatura (hasta 38.3oC) en las primeras 48 horas. o Que los tubos del drenaje se llenen de sangre o de suero. No debe alarmarse por ello, es totalmente normal.
  • Pequeño sangrado y/o secreción sero-sanguinolenta por la cicatriz en las primeras 48 horas.
  • La presencia de edema, lo cual provoca un mayor aumento del pecho. Este disminuye progresivamente, pudiéndose considerar mínimo alrededor del tercer mes.

 

Debe saber que:

  • Se le pautará un tratamiento médico a base de antibióticos, antinflamatorios y protectores gástricos.
  • Dicho tratamiento ha de seguirse por el tiempo y en las dosis recomendadas.
  • Los drenajes son retirados entre las 24 y 72 horas después de la intervención, dependiendo del grado de sangrado.
  • Las suturas se retiran alrededor de los 15 días de la intervención.
  • La prenda de compresión debe utilizarse al menos durante el primer mes, tanto de día como de noche.

 

Es importante:

  • Evitar mojar los pechos mientras tenga el vendaje o no sea autorizado expresamente. En el caso de que le sea permitido por su cirujano, podrá ducharse con agua tibia, lavando la herida suavemente con agua y jabón, secándola después con aire frío y colocando de nuevo un apósito del mismo tipo.
  • Dormir o descansar boca arriba y con la cabeza ligeramente elevada, evitando posiciones laterales y boca abajo.
  • Mantener los brazos cerca del cuerpo las tres primeras semanas, evitando levantar objetos pesados o realizar actividades que precisen la participación activa de los brazos.
  • No conducir vehículos durante las dos primeras semanas, ni realizar ejercicios violentos o gimnasia hasta después de la octava semana.
  • No tomar el sol en los pechos y evitar la exposición al calor durante seis semanas.
  • Masajear los pechos, bajo la orientación de su cirujano, hacia abajo y adentro a partir de las 48 horas de la cirugía.
  • Aplicar un poco de aceite de rosa mosqueta en las cicatrices, para mejorar el resultado final de la cicatrización.

Debe ser plenamente consciente de que el resultado estético de las operaciones de mamas depende en cierta medida de estos cuidados. Por ello, si tiene en cuenta todas las anteriores recomendaciones, podemos asegurarle que tendrá un postoperatorio más tranquilo y confortable.

Es conveniente, pese a las indicaciones anteriores, que tenga presente que debe seguir las pautas de su cirujano, puesto que es la persona que mejor conoce su caso concreto.