Pautas postquirúrgicas Abdominoplastia | Primeros cuidados

Cuando concluye la operación se cubre la zona con una prenda compresiva que proteja la zona de golpes y roces y ayude a reducir la inflamación. Esta faja deberá utilizarse las 24 horas del día durante cuatro semanas aproximadamente. Solo la podremos retirar para las curas, ducharnos y recibir masajes postoperatorios.

Pasado este tiempo, el uso de esta prenda se limitará a aquellos pacientes que se sientan más confortables con ella, de manera intermitente a lo largo del día.

Es importante que esta prenda se utilice el tiempo prescrito por el cirujano estético ya que podríamos retrasar la recuperación.

Durante el postoperatorio es frecuente sentir tensión abdominal cuando estamos con la espalda totalmente recta. Podemos aliviarla con posturas semi-acostadas para dormir e incluso para sentarnos.

La circulación sanguínea se resiente, por lo que es probable que perdamos sensibilidad en la zona central y baja de nuestro abdomen de manera temporal.

Transcurridos unos meses, la recuperación de la sensibilidad es completa.

Durante el tiempo que dure el postoperatorio de la abdominoplastia es aconsejable recibir drenajes linfáticos manuales, así como masajes de espalda y cuello.

Además, al paciente se le aplicarán los tratamientos para reducir la cicatriz, que se consideren más adecuados para su piel y edad, y que son determinantes para obtener una cicatriz lo más discreta posible.