Pasarse el dia de mal humor o cansado pueden ser síntomas de una intoleracia alimentaria

Los seres humanos somos seres extremadamente complejos. Tanto, que algo como la alimentación puede condicionar nuestro modo de vida, nuestro carácter y hasta nuestro estado de salud.

Si te levantas siempre de mal humor, andas cansado todo el día, sientes dolores de cabeza constantemente o tienes pesadez de estómago… ojo, porque estos son algunos de los síntomas más comunes cuando estamos desarrollando una  intolerancia a un alimento.

De hecho, los efectos de una intolerancia alimentaria son muchos, pero suelen manifestarse en tendencias a la obesidad, cansancio, agresividad y mal humor, trastornos digestivos, eccemas crónicos, hiperactividad infantil, disminución del rendimiento físico, cefaleas o migrañas.

La forma más fiable y efectiva de conocer aquellos alimentos que no nos hacen demasiado bien es realizándonos un test de intolerancia alimentaria. Consiste en un análisis de sangre del que se extraen 110 muestras que se analizan por separado poniéndolas en reacción con los diferentes alimentos. El resultado de esta analítica nos desvelará qué alimentos nos causan malestar.

Una vez conocemos nuestra lista de alimentos nocivos, una nutricionista debe aconsejarnos una dieta que los evite, pero que nos asegure contar a diario con todos los nutrientes necesarios.  Además, ésta debe adaptarse a nuestras necesidades (nuestro gusto, nuestro ritmo de vida, nuestras situaciones personales…

¿Qué alimentos son los que analizan?

En los test que realizamos en Policlínica Barcelona, unos de los más fiables y eficaces, se analizan:

Fruta: Albaricoque, Cereza, ciruela, fresa, higo, kiwi, lima, limón, mandarina, manzana, melocotón, melón, naranja, pera, piña, plátano, sandía, uva blanca y uva negra

Verduras: Ajo, albahaca, alcachofa, berenjena, brócoli, calabacín, calabaza, cebolla, col, coliflor, endivia, escarola, espinacas, guisantes, hinojo, judías verdes, lechuga, pepino, perejil, tomate y zanahoria.

Féculas: Alubia blanca, alubia roja, arroz, avena, castaña, cebada, centeno, garbanzos, gluten, lenteja, maíz, patata, soja, trigo común (harina de pan), trigo duro y trigo sarraceno.

 Lácteos: Leche de cabra, leche de oveja y leche de vaca.

Proteínas: Almeja, anchoa, atún, avellana, bacalao, calamar, cangrejo, carne de cerdo, carne de conejo, carne de cordero, carne de ternera, carne de pollo, champiñón, huevo, gamba, langosta, langostino, lenguado, lubina, mejillón, merluza, ostra, pavo, pulpo, salmón, sardina, sepia y trucha.

Frutos secos: Almendra, cacahuete, nuez, piñón, pistacho, semilla de girasol y semilla de sésamo.

Otros: Alcaparra, cacao, café, cola (nuez de cola), guindilla, levadura de cerveza, levadura de pan, miel, mostaza, oliva, pimentón, pimienta blanca y negra, pimiento y té.

Categorías

Comparte este Artículo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *