Fisura Anal

La fisura es una pequeña herida o desgarro que se produce en el ano, generalmente se localiza en la zona más externa, pertenece a las enfermedades del recto y se puede dividir en fisura anal aguda y crónica.

Suelen ser muy dolorosas provocando sangrado, picor, escozor y en algunos casos puede complicarse produciendo una fístula anal.

En la mayoría de las ocasiones se asocia a una hipertonía de los esfínteres anales. No obstante, puede que la fisura sea “atípica” y se deba a otras causas. En esos casos, el tratamiento es diferente y puede necesitar de algunas pruebas y diferentes tratamientos para evitar complicaciones serias.

Las causas de la fisura anal

La fisura anal puede deberse a varios motivos: estreñimiento crónico, deposiciones muy duras, hemorroides o una diarrea prolongada pueden generar lesiones en la mucosa anal y ser la causa de una fisura.

Los síntomas más comunes

El síntoma principal en la fisura anal es el dolor intenso que se desencadena con la defecación, incluso persistente horas después de las deposiciones.

También se puede presentar sangrado, escozor e inflamación, síntomas similares a los causados por una hemorroide, “hemorroide centinela”, y que en ocasiones generan un diagnóstico equivocado.

La hemorragia provocada por la fisura anal -pequeñas “hebras” de sangre en las heces- desaparece a los pocos minutos de la defecación.

Tratamiento

Una vez confirmado el diagnóstico, el tratamiento variará dependiendo si la fisura anal es aguda o crónica.

Fisura anal aguda

En la fase aguda es cuando el tratamiento médico tiene más posibilidades de éxito. El tratamiento inicialmente es la instauración de unos hábitos dietéticos, evitando el estreñimiento y las heces duras. Es importante mantener una dieta equilibrada y rica en fibra, realizar baños de asiento con agua tibia en la zona afectada e ingerir suficiente cantidad de líquido. Si a pesar de ello no se cura, existen tratamientos médicos en forma de pomadas (con nitroglicerina o diltiazen) que actúan como analgésico y antiinflamatorio logrando calmar el dolor y favoreciendo su cicatrización. Otra opción es disminuir la hipertonía de los esfínteres con colocación de toxina botulínica (Botox) en determinados puntos. Tratamiento muy efectivo en la fase aguda.

Fisura anal crónica

La cirugía es necesaria cuando la fisura no ha respondido al tratamiento y cuando las molestias duran más de unas semanas. Se pueden realizar varios tipos de operación según el tipo de fisura.  En los casos en los que la hipertonía de esfínteres esté presente, se realiza una esfinterotomía lateral interna. La aparición de incontinencia es excepcional y la tasa de curación muy alta si la realiza un especialista. Estas operaciones se realizan en Cirugía Mayor Ambulatoria y no requieren ingreso.

El postoperatorio requiere los baños de asiento (tras consultarlo con el médico) y los laxantes leves pueden ayudar en la curación postoperatoria de la herida.

Pídanos más Información

Todo el díaMañanaTarde

La petición de información mediante este formulario nos autoriza a enviarle la información solicitada o publicidad de nuestras novedades por correo electrónico. Los datos que usted nos proporcione mediante este formulario no serán distribuidos ni utilizados para fines ajenos a esta empresa, según la ley de protección de datos. En el momento que desee dejar de recibir información o que sus datos sean eliminados de nuestra base de datos envíe éste formulario completando sus datos y en el campo "Solicitud de información" escriba "Dar de baja"

Cita On-line

A través de nuestro sistema de cita on-line, podrá reservar en la mayoría de especialidades médicas de nuestro centro hospitalario.

Para hacerlo, ingrese en el siguiente cuadro su DNI y contraseña.